El Monumento al Zancudo Caido

Diario El Carabobeño

Historia y Tradición
Monumento al zancudo caído, "único en el mundo"
Eumenes Fuguet Borregales (*)
eumenes7@gmail.com


En la población de Morón, capital del municipio Juan José Mora del
estado Carabobo, se encuentra el "Monumento al zancudo caído",
construido en 1955 por iniciativa del Club de Leones de Valencia,
recordando que en ese sitio se inició el 2 de diciembre de 1945, la
titánica lucha contra el paludismo, considerada la principal causa de
muerte en el país. Recordemos que María Teresa Rodríguez del Toro, la
joven esposa del futuro Libertador, fallece el 22 de enero de 1803 de
fiebre amarilla. Bolívar con Rafael Urdaneta y el prócer neogranadino
Atanasio Girardot, tienen que suspender el sitio a la fortaleza de
Puerto Cabello iniciado el 17 de agosto de 1813 hasta mediados de
septiembre, debido a las muertes por la fiebre amarilla; Páez tuvo que
retirar el cerco en Puerto Cabello el 26 de mayo de 1823 y movilizarse
a Valencia, porque su ejército "estaba siendo diezmado por la peste de
calenturas, degenerado en vomito prieto". Acción que reinicia el 7 de
octubre hasta lograr la rendición del general Sebastián de la Calzada
el 8 de noviembre, último combate de la guerra de independencia. Antes
de la lucha contra el paludismo la esperanza de vida del venezolano
estaba en los cuarenta y siete años, mejorando considerablemente a
partir de 1950 al llegar casi los sesenta; es importante resaltar que
desde 1962 en Venezuela no se registra ni una sola defunción por
paludismo, es uno de los males traídos al Nuevo Mundo por los europeos
o por los negros esclavos a partir de 1528. Fue el eminente doctor
trujillano Arnoldo Gabaldón (1909-1990), quien viene a obtener los
primeros éxitos en este combate contra el paludismo que ocasionaba no
menos de diez mil muertes al año; convierte a Venezuela en el primer
país en organizar una campaña a escala nacional contra la malaria con
resultados por demás exitosos. El Dr. Gabaldón inicia en 1936 la
estrategia para erradicar este mal del país, como fundador de la
Dirección Especial de Malariología adscrita al ministerio de Sanidad y
Asistencia Social; igualmente funda en Maracay la Escuela de
Malariología y Saneamiento Ambiental, donde se han capacitado hasta la
presente fecha innumerables profesionales malariólogos nacionales y
extranjeros. Gracias a las investigaciones y coordinaciones realizadas
por el Dr. Gabaldón, relacionadas con el la lucha antimalárica, el
Congreso Nacional sanciona en 1936 la Ley de Defensa contra el
Paludismo. En 1944 se traslada a Washington como participante de la V
Conferencia Panamericana de Directores Nacionales de Sanidad, se
relaciona con el general James Simmons, quien le informa de un polvillo
blanco empleado con fines militares y que ligado con kerosén, ofrecía
un buen efecto sobre el trasmisor del paludismo; el polvo sería el
D.D.T (Dicloro-Difenil-Tricloeta

no).
Gabaldón realiza las diligencias necesarias para traer al país el
referido componente ansioso de utilizarlo en la lucha antimalárica., a
tal fin los entes gubernamentales y estadales brindan el apoyo
necesario; el Presidente (gobernador) de Carabobo era el Dr. Enrique
Tejera. El distinguido doctor valenciano Pedro Rafael Guerra Méndez
(1866-1946), adelantó campañas antimaláricas y en sus escritos sobre el
paludismo, se refería como el principal agente de mortalidad en
Carabobo. El profesor Alexis Coello Cronista Oficial del municipio Juan
José Mora, en su excelente obra "Morón auge y caída del Paludismo en
Venezuela", patrocinado por la ilustre Cámara Municipal, editado en
2005, nos ilustra con gran acierto en forma didáctica y documental,
sobre el flagelo que sufrió el país a causa del zancudo transmisor del
paludismo y pormenores de la lucha iniciada en Morón, por ser la zona
con un elevado índice de mortalidad; vecina a Puerto Cabello donde el
eminente Dr. Gabaldón ejercía la medicina antes de 1936, conocedor del
aspecto sanitario de la región costera. El 2 de diciembre de 1945,
inicia en forma experimental su labor, utilizando el D.D.T en un rancho
propiedad de Melecio Castillo, empleando un pequeño ejército de
rociadores o dedetizadores con su característico uniforme gris y casco
de aluminio en forma de hongo, que pronto se desplazarían en mulas, a
pie o en vehículos rústicos. Recorrieron gran parte del territorio
nacional, fumigando casa por casa, caseríos, aldeas, pueblos y
ciudades; marcando cada casa rociada; dignos del permanente
agradecimiento nacional; algunos de ellos fallecieron en cumplimiento
de su loable actividad. Acompañaron a Gabaldón en el histórico primer
rociado distinguidas personalidades del área gubernamental y
sanitaristas. El Dr. Gabaldón logró ganar la gran batalla del siglo XX,
esta vez contra el paludismo. El inédito monumento al "zancudo caído"
colocado donde estaba el primer rancho rociado, es de metal colocado
yacente sobre una base de piedra redonda.
About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Monumento al Zancudo Caido

  1. derbys dijo:

    Te la comistes hermano… excelente reseña.

  2. Muy buena reseña. Te invito a visitar mi sitio web, es http://www.juanjosemora.com.ve Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s