Francisco Mendoza: Primer Presidente de Venezuela

Nuestro Primer presidente…..Fue quien propuso el titulo de “Libertador” para Simón Bolivar.
Fue el primero en promover la construcción de un verdadero camino entre Caracas y la Guaira
Escribió la primera obra histórica para el estudio de Bolívar y su época..

Su nombre era Francisco Mendoza. Abogado, un hombre quien tuvo una
terrible suerte ( o fortuna, como quiera verse) con las mujeres, ya que
enviudo en tres oportunidades. Era un hombre brillante, quien, con tan
solo 29 años, se convirtió en presidente de Venezuela, en 1811.
Actualmente, Francisco Mendoza esta sepultado por el peso de la
historia y el paso de los siglos, sin embargo, si llegamos a escudriñar
un poco en su vida, nos encontraremos con una persona proba y
brillante, quien se convertiría, según mi opinión personal, en el
primer político “bolivariano” de la historia.
Cuando estalla el movimiento de 1810, fue uno de los primeros en
sumarse a la causa de Caracas. Es Mendoza para ese entonces, es un
respetado abogado en la ciudad de Barinas. El 5 de mayo de ese mismo
año, se organiza una Junta de Gobierno en esa ciudad, de la cual
Mendoza es vocal secretario. Posteriormente, para representar la
provincia de Barinas en el Congreso Constituyente de 1811, son elegidos
diputados, entre otros, Cristóbal y su hermano Luis Ignacio Mendoza. El
5 de marzo de 1811 el Congreso lo designa a la cabeza del Triunvirato
Ejecutivo que ejercería el gobierno del país. Formaban el Triunvirato,
además de Cristóbal Mendoza, Juan Escalona y Baltasar Padrón, quienes
se turnaban semanalmente en el ejercicio de la presidencia. Al
instalarse el Poder Ejecutivo en la tarde del 6 de marzo de 1811, le
correspondió a Mendoza, como primer nombrado, ejercer la presidencia,
mientras que Manuel Moreno de Mendoza, lo sustituía interinamente.
Asimismo, cuando el Congreso Constituyente declaró la Independencia el
5 de julio de 1811, Mendoza ejercía también la presidencia. Le
correspondió igualmente, en su calidad de presidente del Triunvirato
firmar el Acta de la Independencia que una comisión del Congreso
presentó al Ejecutivo Plural el día 8 de julio.
Cuando cae la Primera República, a mediados de 1812, Mendoza logra
refugiarse en la Nueva Granada (Colombia). En 1813 se une al brigadier
Simón Bolívar, quien se aprestaba a libertar a Venezuela,
convirtiéndose asi en uno de sus principales colaboradores. Bolívar lo
designa gobernador político de Mérida, ciudad que se incorporó en mayo
de ese año a la causa republicana. Allí se encuentra Mendoza, cuando
llega Simón Bolívar, que hace su entrada triunfal el 23 de mayo. Con el
cargo de gobernador político de la provincia de Caracas entra junto a
Bolívar a la capital, el 6 de agosto de 1813. Durante el desarrollo de
la guerra a muerte, Mendoza se desempeña en diversas funciones:
administración política, impuestos, víveres, pertrechos y vestuarios
para el ejército, hospitales, patrullaje cívico y vigilancia de espías.
En el Cabildo Abierto celebrado en Caracas el 14 de octubre de 1813, es
él quien propone formalmente que se le confiera a Simón Bolívar el
título de “Libertador”, lo cual es aprobado por los miembros del
municipio, los notables y el pueblo.
En 1825 renuncia a un puesto en la Corte Superior y se dedica al
ejercicio de su profesión, a la vez que promueve actividades de
utilidad pública tales como la construcción de una carretera entre
Caracas y La Guaira, en lugar del camino de recuas que existía para
entonces; empresa que no obstante no llegó a concretarse. En 1826,
Mendoza y Yánez inician la edición de la primera obra histórica de gran
envergadura para el estudio de Bolívar y su época, titulada Colección
de documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y
del Perú, Simón Bolívar, la cual llegó a tener 22 tomos…
Bolivar siempre vio en Mendoza un hombre de confianza y gran
colaborador, sin embargo, y debido a multiples circunstancias, a los 55
años ya estaba enfermo y envejecido. A comienzos de 1828, a pesar de
estar enfermo, instado por Bolívar, se prepara para asistir a la
Convención de Ocaña, como representante de Mérida, pero Páez se opuso.
De todos modos su grave enfermedad le impidió viajar. Finalmente, a
mediados de 1828 renunció a su cargo de intendente. Moriria al año
siguiente, sumergiéndose su legado lentamente en el olvido de la
historia.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s