Cuando la Camara hace historia: Luis Felipe Toro.

Conocí a Luis Felipe Toro gracias al “Diario de Carcas”, en aquel entonces, los recursos de la Venezuela Saudita permitía a este periódico encartar un pequeño libro todos los domingos. Las páginas de ese pequeño libro Dominical, – Cuya edición en ese momento fue dedicada a este èl – están llenas de una cotidianidad que me era familiar, pero a la vez lejana. Creo que, hoy en día, aun las fotos de “torito” me llenan de ese sentimiento que puede ser contradictorio. Se puede decir que Luis Felipe Toro fue el primer reportero grafico que tuvo Venezuela. También muchos podrán decir que fue el primer fotógrafo social. Durante mucho tiempo, como lo veremos líneas más adelante, hablar de Luis Felipe Toro, era hablar de Gómez. Sin embargo, todos coinciden que fue él, quien con su lente, pudo capturar una época, que no volverá jamás. Nace en Caracas, en 1881. A mediados de 1923, comienza a trabajar en “el cojo Ilustrado”, allí de la mano de otros pioneros como Pedro Ignacio Manrique y Solorzano Gomez, comienza a experimentar fotografiando el paisaje en distintas partes de Caracas, como el Calvario. Solía pasear por la ciudad y tomar fotos de las cosas más cotidianas, para luego encerrarse largas horas en su laboratorio. Trabajaba también para otras publicaciones, como Billiken, la Esfera, el universal… le gustaba mucho la fotografía nocturna y fuera de estudio. No estoy muy claro en qué momento Luis Felipe Toro establece relación con el régimen Gomecista. Por la información que he recabado, seguramente fue por su trabajo en el seminario “El nuevo diario” , que era vocero del régimen . El se convierte en el fotógrafo preferido del Benemérito y, a futuro, esto proyectara una sombra oscura en su carrera profesional. Se dice que Luis Felipe Toro fue el único hombre que toco a Gomez, y tal vez, esto sea cierto. “torito” era capaz de tocar la cara de quien usaba guantes constantemente para evitar los microbios. La relación de torito con “La Gomera” fue muy cercana, a tal punto que, en 1927, luego de un fallido intento de irse a vivir a Nueva York, Gonzalo Gomez paga una Hipoteca de 8.000 Bs que el fotógrafo tenia sobre su casa. A partir de 1936, “Torito” deja el reporterismo grafico para dedicarse a fotografiar privadamente y a domicilio, sin embargo, no deja de retratar la cotidianidad, sin embargo, como lo decía su hija Elba toro “No fotografiaba por fotografiar. Media, tomaba en consideración la perspectiva del paisaje que iba a fotografiar” Esa visión única quien seduce a Luis Roche, quien “no lo dejaba tranquilo día y noche” y le hace tomar todas las fotos de la hacienda convertida en urbanización modelo: Altamira. Carlos Raul Villanueva hace de “torito” un instrumento imprescindible de trabajo. Las imágenes por siempre perecederas de “el silencio” , “la ciudad universitaria” entre otros, tienen una belleza artística que solo él pudo imprimirle. El trabajo constante con ácidos y químicos le daño la salud. Siempre trabajo solo. Nunca le gusto hacer tomas “de estudio” y tomaba las fotos en exteriores o en las casa de quienes retrataba, haciendo que fuera lo más natural posible. Trabajo hasta el día antes de morir, en 1955, a los 76 años. Su familia, llena de dolor y respeto, cerró su cuarto de fotografía hasta 1967. Cuando lo abrieron, con el fin de entregar el archivo con más de tres mil negativos al concejo municipal de Caracas, se encontraron con una tragedia. Las paredes, el techo, los armarios… todo estaba cubierto de hiposulfito. Miles de negativos se perdieron, enmohecidos y descompuestos. Del 25 al 22 de Marzo de 1987, el museo de Bellas Artes presento, por última vez, las fotos de “torito” que llegaron a salvarse y que fueron donadas al consejo municipal de Caracas. Durante esos días, miles de Caraqueños se encontraron con rostros desconocidos que miraban sonreídos a los visitantes, familias que orgullosamente mostraban a sus recién nacidos, bodas fastuosas, velorios, Estructuras impresionantes que pasan desapercibido por el sopor de la cotidianidad… pero que gracias a “torito” eran redescubiertas con una nueva visión. Nunca más han sido expuestas… Sin embargo, aquí en Facebook, en los grupos de “Caracas en retrospectiva” podemos ver parte de su obra… Observen bien las fotos, y en alguno de sus ángulos podrán ver la leyenda “TORITO” Fuentes: – POSINI CLARA, “Apenas Ayer, 20 años de fotografía de Luis F. Toro” Fundacion Neuman, 1981 – SALVADOR JOSE MARIA: “Luis Felipe Toro, Cronica fotográfica de una Epoca” Catalogo exp. Museo de Bellas Artes, 1987.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuando la Camara hace historia: Luis Felipe Toro.

  1. luis felipe toro dijo:

    QUE ORGULLO SER NIETO DE TORITO, AFORTUNADAMENTE ME ACUERDO ALGO DE EL

  2. alba morales dijo:

    Quiero saber donde puedo ver algunas fotos de bodas en los años 1917, ya que fue fotografo de la familia de mi abuela materna, me encantaria poder hacer contacto. Gracias Alba

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s