Ella, Anónima.

Lucho un poco contra la modorra de la tarde… tal vez es por eso que su imagen viene a mi mente. Su rostro es para mi, a veces sereno, otra veces inmutable.. en ocasiones  matizado  con ligeros toques de angustia.. Alguna preocupación? Alguna tristeza que perturba su sueño?

    La primera vez que la vi. me asuste un poco. Era muy temprano y en el estacionamiento solitario la figura dentro del polo negro parecía inerte.  Luego de estacionar me acerque con precaución;  (tal vez alienado con tantas historias locas de suicidio y asfixia) Entonces la vi.… Era una muñeca de porcelana, con traje de ejecutiva atareada..  Comprendí que era demasiado temprano y que ella trataba de ganar algunos minutos de sueño que le robaba la cotidianidad.

   Somos animales de costumbre. La veo todos los días, en el mismo lugar. Mi bella durmiente anónima, dentro de su ataúd de pulido metal y cristal…

   Velare furtivamente tu sueño….

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s