El Primer Cazafantasma ( II )

     ….. Dentro del grupo de psíquicos que fueron convocados por Harry Price para hacer el experimento de “La Caja de Johanna”, se encontraba una tímida joven inglesa, quien pasaba totalmente desapercibida entre los estrafalarios personajes convocados; De una belleza promedio y sonrisa calida, en varias ocasiones tuvo que reafirmar ante los reporteros que ella si formaba parte del experimento…

     Stella  Cranshaw  fue la única que pudo describir con escalofriante exactitud el contenido de “la caja de johanna”. Muchos objetos que no pudieron ser detectados por los rayos X, fueron descritos por Stella y comprobada su existencia cuando fue abierta la caja.  Ella  pudo demostrar sus capacidades paranormales y superar todas las pruebas a las cuales fue sometida por Price y otros investigadores.

    A diferencia de lo que pueda pensarse, Stella era una mujer común y corriente, y muy lejana a interesarse en los fenómenos paranormales; De hecho, conoció a Harry  Price por accidente mientras viajaban en tren. Estaban en el mismo compartimiento, y Stella, aburrida, le pidió a Price un libro que recientemente había comprado y que a ella le interesaba leer.

    Lo interesante de este encuentro es que el libro encontraba dentro de un maletín, fuera de la vista de Stella.

    Si bien Price se sorprendió, mantuvo su naturalidad, pensando que ella sabia quien era y que, tal vez, buscaba algo de publicidad, sin embargo, a medida que la conversación avanzaba, reconoció que Stella no tenia la menor idea de su identidad; vio en ella a una mujer sencilla e inteligente, sin muchas ambiciones y hasta cierto punto, puritana.

    Al final del viaje, ambos habían hecho cierta empatia. En los días siguientes, Price le pidió colaborar en ciertos estudios que querría hacerle, Stella acepto, divertida, ayudar a Price en sus estudios.

    Stella resulto ser una mujer con extraordinarios poderes psíquicos, que demostró, sin problema, en todos los experimentos a los cuales fue sometida… sin embargo, después de 1927, Stella desaparece en el tiempo.

    La razón de ello es que, desde su infancia, ella reconoció sus talentos como algo natural, por lo tanto, nunca hizo alarde de ellos ni mucho menos los exploto para su propio beneficio. Los asumió como parte de su vida y trataba en lo posible de no llamar la atención sobre ellos.  

     Stella se caso en 1928, se convirtió en un ama de casa trabajadora y tuvo una vida estable y feliz.

   Price hablaba con ella con admiración y cariño, vio en ella a una persona común, con poderes extraordinarios que los asumió con humildad y naturalidad.

       Si bien “la caja de Johanna” fue uno de los casos mas interesantes de Price, hay uno en particular que lo haría mundialmente famoso y que cimentaría su reputación de “Cazafantasma”: La Rectoria de Borley.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s