Amnesia (relato corto escrito por mi)

AMNESIA


     Lo primero que sintió fue el sabor a sangre en su boca, abrió los ojos lentamente, como si despertara de un profundo letargo, Sentía un fuerte dolor de cabeza, y al llevar la mano a su frente, noto con horror que de ella manaba la sangre profusamente.

   La fría lluvia sobre su piel hizo despertar sus sentidos, se lleno de confusión y terror. Se encontraba desnudo, y su cuerpo maltrecho reposaba torpemente sobre unas piedras, muy cerca de  lo que parecía una playa; Un torrente de lava lodosa rugía a centímetros de el, mientras una cortina de lluvia le impedía ver que había mas allá de algunos metros.

    Permaneció allí, inmóvil, por algunas horas, cuando la lluvia termino, vio a su alrededor un paisaje de destrucción y desolación; El temor sé acento en su ser, y haciéndose un sentimiento conocido, le permitió incorporarse y caminar por la costa.

     Sabia que la tragedia era de grandes dimensiones, tal vez una gran inundación, había gran cantidad de cadáveres y una profunda calma, suponía que tal vez él fue arrastrado por la corriente y que aparte de la gran herida en su frente y algunas magulladuras, se encontraba bien.

    Sintió que él frió penetraba en sus huesos, entro en un edificio, semi enterrado en un alud de piedras y lodo. En un apartamento abandonado encontró toda la ropa que necesito y algo de comida.

       Entonces, un nuevo terror, mucho más profundo comenzó a embargarlo; No podía recordar porque estaba allí, y más aun, quien era.

   Salió nuevamente a la costa, y vio con alivio en la lejanía a varios sobrevivientes; Se acerco a ellos, y en ese instante, fueron divisados por un helicóptero de salvamento.

      En el centro de evacuación había miles de personas, fue allí donde pudo comprobar la magnitud de la tragedia. Sus heridas fueron curadas someramente, pues no había tiempo para hacer una evaluación completa.  No culpaba a nadie por no prestarle la atención debida, para él eso seria demasiado egoísta. Ya que no recordaba nada, no podían enviarlo a ninguna parte, así que era prisionero del centro de evacuación y su mente el carcelero.

    Algo muy dentro de sí lo obligaba a no prestarle tanta importancia a su problema, había visto decenas de zombis, que caminaban de un lugar a otro, todos en estado de shock. Se prohibió ahogarse en la angustia, y ayudar en el centro fue el salvavidas que lo mantuvo a flote.

     Se entrego de lleno a descargar insumo de los helicópteros que llegaban con ayuda, y entonces, fue en medio del caos de la pista cuando el tiempo se detuvo.

     La vio pasar a su lado raudamente. Era morena, de rasgos finos, y tenia puesto un uniforme militar que trataba de ocultar en vano una ternura infinita. Una fuerza desconocida hizo que ella le mirara a los ojos, y entonces, por unos segundos el caos desapareció para los dos.

    Ella tomo la iniciativa; Lo tomo inmediatamente como guía dentro del  caos adonde acabada de llegar;  Le dijo que se llamaba Claudia, mayor de la Fuerza Aérea, Medico Asimilada del Hospital de…. y todos los demás detalles para el se fueron difuminando, hasta hacerse transparentes y desaparecer.  Simplemente no le importaban, ya sabia lo que necesitaba saber y de lo único que ahora le parecía cierto: Estaba enamorado de esta mujer.

      Fue después del tercer día de duro trabajo cuando Claudia supo la historia de su guía y sintió una profunda vergüenza.  Bautizo a su amigo como Juan, -ya que el primer bautizado tuvo este nombre- y dedico algunos minutos a pensar su situación; él había sufrido una profunda conmoción debido al traumatismo (es posible que tuviera una fisura en el cráneo) sabia que en este caso, las amnesias son temporales, sin embargo situaciones psíquicas extremas como este desastre tienden también a generar estados amnesia…¿seria una combinación de ambos factores? ¿Cuánto duraría? … no había manera de saberlo.

      Después del quinto día Claudia tomo una determinación, llevaría a Juan a su casa, un extranjero por accidente al cual había comenzado a amar.              

    Pronto los días se convirtieron en meses y paulatinamente, Juan se convirtió en el arqueólogo de su pasado, desenterrando pistas dentro de ese hostil desierto en el cual se había convertido su mente, Su incompleto rompecabezas le decía que había sido comerciante, que tenia un buen dominio del idioma ingles y que se había establecido en la costa hacia poco tiempo, sin embargo, aun no podía recordar cosas tan básicas como su nombre ,su familia y su vida mas allá de algunos meses antes de la tragedia. Era una tarea titánica, pero sabia que contaba con el apoyo incondicional de Claudia.

    Su dinamismo lo impulso a mantenerse activo; Pronto obtuvo un empleo y se dedico de pleno a construir una nueva vida; Él tomaba el metro todas las mañanas para dirigirse a su trabajo, y fue una de estas mañanas cuando le ocurrió algo curioso..

    En una de las estaciones, la señal de cierre de puertas simplemente no sonó, y estas se  cerraron rápidamente, aplastando el brazo de una niña que intentaba entrar al tren. Los gritos y suplicas de la pequeña le generaron una extraña sensación de placer…a tal punto de provocarle una erección.

    Juan le resto total importancia a este hecho, sin embargo no podía negar el haber disfrutado de la sensación que le provoco el sufrimiento de la niña; en el transcurso de los días siguientes, tal sensación llego a convertirse en obsesión.

    Claudia estaba muy consciente del paso del tiempo, sabia que Juan era un hombre maravilloso, pero notaba con preocupación como él había perdido totalmente el interés de desenterrar el pasado, Notaba con preocupación como le gustaba ir a los parques infantiles, y observar a los niños largas horas….

     Sin embargo, para ambos, el pasado estaba a la vuelta de la esquina.

 Cierta noche, mientras Claudia cumplía su guardia, Juan miraba distraídamente la Televisión. Se encontraba a oscuras, y solamente la luz fantasmagórica de la pantalla iluminaba la pequeña sala de estar del apartamento de Claudia. Estaba a punto de irse a dormir cuando vio desde la pantalla como su pasado se mostraba claro… diáfano y descarnado.

   Pronto una gran tormenta sacudió su cerebro.. y lo comprendió todo. En la pantalla se mostraba la foto de Mauricio Roa, Venezolano residenciado en Miami quien había matado y enterrado en el patio de su casa a mas de 10 niñas menores de 9 años; había huido de los Estados Unidos hace tres años, y hacia dos que habían descubierto los cuerpos…

    Juan se levanto lentamente, y tomando el arma de reglamento de Claudia procedió a acabar para siempre con la vida de Juan y con los asesinatos seriales de Mauricio Roa.


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s